Guerrero: Los focos rojos se están fundiendo

Guerrero: Los focos rojos se están fundiendo

Un sector amplio de la sociedad ha denotado un hartazgo a la forma en la que la clase política ha gobernado a México. Prácticamente en los últimos años todos los partidos políticos han tenido la oportunidad de gobernar y prácticamente todos han decepcionado. Varios sectores de la población llaman hoy a no dejar que se lleve acabo el proceso electoral, no confían en los políticos, no confían en la relación que muchos de estos llevan con el narco, no confían en los empresarios con disfraz de político, que ven a México como un negocio.

Durante ya casi una década, México ha sufrido los efectos de una peste que ha dejado mas de una centena de miles de asesinados y desaparecidos. México se ha convertido en una gran fosa común, como lo demostraron las búsquedas de los Normalistas desaparecidos en el Municipio de Iguala, donde se encontraron varias fosas con cadáveres de personas que no eran los Normalistas, además de las ya muy largas cifras oficiales que cuentan asesinados y desaparecidos en todos los estados del pais.

Durante los últimos meses, organizaciones integrantes del movimiento social en Guerrero, entre los cuales se encuentran el Magisterio, los Normalistas, los Padres y Madres de estos últimos y un gran conglomerado de agrupaciones han sufrido una política de exterminio encabezada por el gobierno y su hoy aliado el narco.

Tres días antes de la fecha marcada para que se lleven acabo las elecciones intermedias en distintos estados del país entre ellos Guerrero, el ambiente que se vive en la Normal de Ayotzinapa y entre los Tixtlecos es de zozobra y tensión. La estrategia terrorista del estado mexicano de difundir miedo entre los hombres y mujeres que resisten en esta geografía va surtiendo efecto. Los hechos pasados del día 2 y 3 de junio (la Policía Federal tratando de maniobrar a las afueras de la Normal, así como la agresión de la Policía Federal, Estatal y el Ejercito Mexicano en el túnel del libramiento Tixtla-Chilpancingo en donde resultaron por lo menos 2 normalistas heridos de gravedad, los cuales ahora se encuentran hospitalizados) han provocado también que se abra una posibilidad de que las fuerzas policiales y militares entren a Tixtla y a la Normal de Ayotzinapa con la excusa de garantizar la democracia en el estado a través de la realización de las elecciones y de paso desalojar la institución educativa.

El 3 de junio en el túnel de los alrededores de Chilpancingo. la Policía Militar tardó en llegar 35 minutos al lugar en donde la Policía Federal y Estatal agredían a los normalistas, así como a los padres y madres de los 43 jóvenes ausentes. Chilpancingo se encontraba a sólo 10 minutos adelante. Lo que es ya una larga noche la del 26 y 27 de septiembre del 2014 en Iguala, el ejército se encontraba a tan sólo 5 minutos de lugar de los hechos. Nunca llegó cuando los normalistas eran masacrados y después desaparecidos; cuando lo hicieron fue para amedrentar y tomar un registro de los sobrevivientes. Dos horas después.

Tixtla de guerrero se encuentra bajo sitio, las garantías individuales y los derechos humanos desde hace tiempo han sido suspendidos, lo acaba de recordar el Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan. Hay que sumarle a esto, los retenes instalados por la Federal y Estatal en por lo menos dos de las cuatro salidas con las que cuenta el Municipio, uno a la carretera federal a la altura del puente “El Molino” con dirección a Chilpancingo y un segundo reten rumbo a Chilapa.

A escasos 50 minutos de camino, se encuentra Chilapa, situada al Oriente del Estado de Guerrero. Ahí impera un conflicto por el control del territorio entre grupos del narco, a pesar del sitio impuesto por la Gendarmería, Policía Federal y Militares (muchos de ellos coludidos con el crimen), se pasean por el centro poblacional armados sin ningún impacto.

Ahí impera el miedo, pues a pesar de tener por lo menos 100 desapariciones registradas en el ultimo año a través del trabajo antropológico de Chris Kyle (40 desapariciones en las semanas recientes), se presenta un pequeño movimiento por la presentación con vida de los desaparecidos del lugar, quienes también impulsan la consigna de justicia, verdad y el boicot a las elecciones. Hasta el lugar llegaron alrededor de 20 tanquetas todo terreno, muchas de ellas trasladadas desde el Distrito Federal hasta el estado “Cuna de la Independencia”.

Chilpancingo es la misma historia. Inundada de Militares y las diferentes corporaciones policiacas, incluida la Gendarmería.

El 3 de junio en el túnel de los alrededores de Chilpancingo, la Policía Militar tardó en llegar 35 minutos al lugar en donde la Policía Federal y Estatal agredían a los normalistas, así como a los padres y madres de los 43 jóvenes ausentes. Chilpancingo se encontraba a sólo 10 minutos adelante. Lo que es ya una larga noche la del 26 y 27 de septiembre del 2014 en Iguala, el ejército se encontraba a tan sólo 5 minutos de lugar de los hechos. Nunca llegó cuando los normalistas eran masacrados y después desaparecidos; cuando lo hicieron fue para amedrentar y tomar un registro de los sobrevivientes. Dos horas después.

El escenario represivo ya goza del respaldo intelectual quienes han venido difundiendo a través de la prensa de paga un escenario de enfrentamiento por la afrenta que representa el daño al sistema político/electoral.

Las imágenes de estos días, donde tanquetas antimotines llegan al Estado de Guerrero pone en alerta a todo ser con un mínimo de coherencia. Se podría decir románticamente que de ese tamaño es el miedo, pero bajo experiencias pasadas donde el gobierno da un golpe fuerte que nadie quiere recordar o volver a vivir, hay una necesidad de buscar formas con las cuales el movimiento social a lo largo del país pueda evitar estos actos que mas allá de buscar democracia, efectivamente entierra los derechos mas elementales de cada ser humano.

¿Será que el gobierno declara el Estado de Excepción en Guerrero (ya esta facultado constitucionalmente para hacerlo)? La montaña, la costa y el centro del estado arden por las provocaciones estatales, el dolor de la impunidad y de los desaparecidos. Los focos rojos se están fundiendo.

Extraído de:

https://adherentesalasextabcn.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s