En tierra de Vikingos: La EuroCaravana43 en su visita a Gotemburgo, Suecia

En tierra de Vikingos: La EuroCaravana43 en su visita a Gotemburgo, Suecia

Gotemburgo, Suecia, a 19 de abril de 2015.- Ayer al filo de las 14:00
horas, la comitiva de Solidaridad Ayotzinapa – Suecia se dio cita en la
terminal de autobuses Nils Ericsson, en la ciudad de Gotemburgo, para
recibir a los tres integrantes de la brigada que realiza la
#EuroCaravana43. Eleucadio Ortega, Omar García y Román Hernández arrivaron
desde Oslo, acompañados por dos voluntarios del colectivo Chiapasgruppa de
Noruega, en un día soleado como pocos en Gotemburgo.

DSC01023-Bienvenida en la terminal de Autobuses Nils Ericsson, de Gotemburgo. Foto: Solidaridad Ayotzinapa – Suecia

Un equipo de voluntarios de Solidaridad Ayotzinapa – Suecia, se encontraba,
mientras tanto, terminando el montaje de la exhibición de arte solidario
“¿Dónde Están?”. Artistas dentro y fuera de Suecia enviaron trabajos
diversos inspirados en el tema de los 43 de Ayotzinapa. Trabajos que
expresaban solidaridad, dolor, pesar, reflexión y relación con otros hechos
aberrantes que han pisoteado los derechos humanos en México. Katia Ibarra,
encargada de la exhibición, cuidó todos los detalles para unificar este
mensaje. Alrededor de las 16:30 llegaron al lugar los integrantes de la
brigada, quienes recorrieron la exhibición junto con Katia y otros miembros
de la organización, recibiendo los mensajes de cada creador que envió su
obra esperando ser vista no sólo por el público sueco, sino especialmente
por la brigada.

19819_889717564407235_1118306220457937880_n 10377614_889717687740556_3224189885039818959_n

Fotos: Ramón Prado y Ewa Marie  Prado

La colaboración con otros colectivos dentro de Suecia y Dinamarca ha sido
patente en todo momento. Ilich Galdámez, chileno de origen radicado en
Estocolmo, recorrió un largo camino para entrevistar a los miembros de la
brigada. A nombre del Colectivo “Solidaridad Internacional, Suecia”,
realizó una entrevista que se convirtió en una charla íntima con Eleucadio,
Omar y Román. Quienes estuvimos presentes en ese momento tuvimos el
privilegio de escuchar de primera mano el testimonio de aquellos que no han
recibido justicia. La sencillez y honestidad de las palabras que impactaron
directamente a los presentes, contrastan con los acartonados discursos de
políticos y gobernantes en nuestro país, que preparan cuidadosamente para
enturbiar la verdad.

“Creamos un lazo con los miembros de la brigada,” comenta Ninfa Estrada, de
Solidaridad con Ayotzinapa-Suecia. “El hecho de haber podido escuchar a los
muchachos de la brigada conectó directamente al público con su sentir.” No
es para menos. Eleucadio nos contó su experiencia como padre de un muchacho
desaparecido. Compartió cómo su familia se sustenta de la venta del café,
con lo que ellos apoyaron en todo momento a su hijo Mauricio para continuar
con sus estudios normalistas. Omar, alumno sobreviviente del ataque, dice
contundentemente: “Pensaron que por ser pobres, por ser de una zona rural,
podían engañarnos, pensaron que éramos estúpidos para creer lo que nos
dijeran o para aceptar el dinero del gobierno a cambio de nuestro silencio.
No es así, se toparon con pared. ¿Cómo podrían pensar que vamos a dejar de
buscar a nuestros compañeros? No desistiremos hasta encontrarlos”. Por su
parte, Román Hernández, de Tlanchinollan, Centro de Derechos Humanos de La
Montaña, compartió el trabajo que han hecho sobre el caso Ayotzinapa. “Es
una contradicción que el mismo Estado desaparezca a sus estudiantes, ¿en
qué país se ha visto esto? Si el Estado no puede garantizar los derechos
humanos de sus habitantes, ¿tiene sentido que exista?” Las reflexiones de
la brigada han resonado fuerte en la mente de los asistentes a la
exposición. Para muchos de nosotros, la pregunta que ha quedado en el aire
es “¿Qué haríamos si estuviéramos en su lugar?”

galeria-Entrevista para radio durante la exposición de arte, Ilich Galdámez y Román Hernández. Foto: Ewa Marie Prado

Por la noche, la brigada cenó en casa de los voluntarios que los
hospedaron, en un ambiente más relajado con los miembros de Solidaridad
Ayotzinapa-Suecia, preparándose para el día siguiente.

El domingo 19 de abril nos presentamos en el Världskulturmuseét, el Museo
de las Culturas del Mundo donde se dieron cita alrededor de 110 personas
provenientes de Gotemburgo, Estocolmo, Malmö, Uddevalla, Borås, Karlstad,
Kalmar, Kungsbacka y Lerum, en Suecia, y Copenhague y Tølløse en Dinamarca.
El programa del evento se dividió en un seminario de derechos humanos y una
conferencia testimonial de la brigada.

El seminario tuvo como objetivo ofrecer un panorama histórico general sobre
el estado de los derechos humanos en México, información sumamente
importante para comprender las causas de hechos como Ayotzinapa, Acteal,
Tlatlaya y muchos otros casos de atropellos hacia la población mexicana,
así como el surgimiento de los movimientos sociales que han luchado por sus
derechos. Tuvimos la oportunidad de escuchar a expertos en el área que han
investigado y participado activamente en la lucha por los derechos humanos
en México: Edmé Domínguez, presidenta de Solidaridad Ayotzinapa-Suecia y
Doctora en la Universidad de Gotemburgo, especialista en el tema de
Latinoamérica; Erik de la Reguera, periodista sueco especializado en
Latinoamérica y México, escritor, conferencista y traductor; Therese
Jensen, activista y representante de Amnistía Internacional sede Gotemburgo
y Liv Gustavsson, coordinadora de jóvenes del grupo de Latinoamérica de
Amnistía Internacional en Estocolmo. Cada uno desde su área de trabajo,
abordó aspectos importantes de la situación de seguridad y derechos humanos
en México, desde aspectos históricos que tienen que ver con la continuidad
del poder político y partidista, la corrupción y las relaciones
internacionales derivadas del neoliberalismo, hasta los reportes de
diversas organizaciones, que demandan la existencia de tortura y
desaparición forzada sistematizada en nuestro país, que ha sido negada e
ignorada por el gobierno mexicano. A su vez, Erik de la Reguera habló de
forma clara y abierta sobre la existencia del compadrazgo político, las
cercanas relaciones que existen entre gobernantes y criminales que permiten
que la corrupción se perpetúe ante los ojos de una comunidad que se sigue
sorprendiendo de que exista, pero que no hace absolutamente nada por
detenerlo conforme a la ley. La famosa guerra contra las drogas se llevó de
una manera estratégica muy poco afortunada: Se pidió al Ejército intervenir
con el trabajo que debía hacer la policía. Pero el ejército está entrenado
para hacer la guerra. Lo cual resultó en un conflicto de intereses, el
gobierno declaró la guerra a su propio pueblo.

DSC01045-Foro de Debate sobre Derechos Humanos. En la foto: Valeria Saavedra
(traducción), Edmé Domínguez (Doctora en la Universidad de Gotemburgo),
Erik de la Reguera (periodista experto en Latinoamérica), Liv Gustavsson y
Therese Jensen (Amnistía Internacional sedes Estocolmo y Gotemburgo,
respectivamente). Foto: Solidaridad Ayotzinapa – Suecia

La conferencia testimonial de la brigada incluyó los mensajes de Eleucadio,
Omar y Román. Con el apoyo de traductores, su mensaje fue claro y
contundente hacia el público, en español y en sueco: “No nos vamos a
detener. ¿Qué haría Suecia si encontrara, esta semana, 28 fosas
clandestinas con cuerpos de personas desconocidas? ¿Cómo actuaría la
sociedad sueca si su policía desapareciera a 43 estudiantes? ¿Se dan cuenta
de el problema verdadero? El problema verdadero es que estas cosas que son
inconcebibles en estos países del primer mundo, en México las vemos tan
normales, que ya nadie espera que se resuelvan. Pero nosotros sí esperamos
encontrar a nuestros compañeros con vida.” El mensaje de Omar García
enciende las conciencias de los asistentes. “El gobierno quiere hacer ver
que somos criminales, y que casi merecíamos lo que nos pasó. Si no podemos
visibilizar el problema, nunca será resuelto. Por eso dependemos del apoyo
de ustedes como ciudadanos mexicanos y de otros países, si el problema no
se ve, no existe. Ayotzinapa no es el único caso de violaciones a los
derechos humanos, y si con tanto apoyo dentro y fuera de México, no se ha
resuelto, ¿Qué pasará con los casos que no tienen esta difusión y este
apoyo?”

DSC_0089-Testimonio de la EuroCaravana. Eleucadio Ortega y Omar García. Foto: Verónica Aragón

Por su parte, Román Hernández abundó en el problema que existe a nivel
institucional para resolver estos casos. “En México, el gobierno no tiene
la capacidad para resolver estos casos, y no es algo que decimos a la
ligera. Con un presupuesto anual de más 7 mil millones de pesos, que equivalen
aproximadamente a 476 millones de euros para el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) en México, las investigaciones sobre la colución de los gobiernos locales en Guerrero con el crimen organizado son absolutamente irrisorias, lo cual contrasta con el tipo de investigación que hace el gobierno mexicano de la sociedad civil que defiende, promueve y exige respeto a los derechos humanos Y no sólo eso, sino que el Estado mexicano se ha dado el lujo de ignorar y hasta cuestionar los
informes de los comisionados de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos en los que documetan la existencia de la desaparición forzada y la tortura generalizada, así como la impunidad sistemática que existe en México frente a las violaciones graves de derechos humanos.”
El público asistente también participó con preguntas y comentarios que
enriquecieron la conversación. Por ejemplo, Alberto, que preguntó: “Si la
comitiva ya venía a Europa, ¿por qué no contactar directamente con las
autoridades en cada país para solicitar apoyo?” La respuesta: “Porque
ustedes, los ciudadanos, tienen ya varias organizaciones que trabajan con
estos temas y saben mucho mejor qué enfoque tienen las instituciones
gubernamentales en sus países, qué prioridades en sus relaciones con
México, como para que nos apoyen estableciendo esos contactos y dándoles
seguimiento. Nosotros creemos en la construcción de las organizaciones
desde abajo, generando conciencia en las personas y en las organizaciones
de la sociedad civil”, como respondió Román Hernández.  Makieze también
lanzó la siguiente pregunta: “¿Cómo podrían abundar en el tema del impacto
que tienen las relaciones comerciales entre diferentes países y los
tratados de colaboración, con el caso Ayotzinapa? En otros comunicado
hicieron hincapié que había una contradicción en los discursos oficiales y
lo que sucede en la práctica”. A lo que Omar García respondió: “A veces
dicen que nos desviamos del tema y que hablamos de política y de cosas que
no deberíamso de hablar. Pero la verdad es que la comunidad internacional
es cómplice de estos crímenes al establecer tratados comerciales que están
por encima de la garantía de los derechos humanos en México y en muchos
otros países del tercer mundo. Como el caso de Alemania que introdujo armas
a México de manera ilegal. Luego, unos funcionarios alemanes se disculparon
con los padres por haberlo hecho, pues con esas armas sucedieron estas
situaciones de violencia contra los ciudadanos mexicanos. El problema es
que no hay una ley que detenga esto. Si yo vengo a tu país y rompo un
vidrio, no bastará con una disculpa, me van a aplicar la ley… acá ellos no
rompieron vidrios. Acá se han perdido vidas, porque ellos no han medido las
dimensiones de sus tratados comerciales y no hay una ley que los castigue
por lo que están haciendo. Pero todo esto es parte del sistema que llamamos
capitalismo en el que todos los intereses económicos están por sobre las
personas arrasando comunidades enteras. Así que por mucho que les pese, no
dejaremos hablar de estos temas porque están directamente relacionados con
las situaciones de violencia que vivimos todos los días.”

En los recesos entre actividades, los participantes tuvieron la oportunidad
de firmar peticiones de Amnistía Internacional, así como un documento que
Solidaridad Ayotzinapa-Suecia preparó para ser enviado al Parlamento de la
Unión Europea.

El evento concluyó con el pase de lista de los 43 estudiantes
desaparecidos. “Nos faltan en México, nos faltan en Suecia, nos faltan en
el mundo”, gritando al final todos juntos: “¡Vivos se los llevaron y vivos
los queremos!”

Video de Tony Karlsson

Agradecemos a todos los participantes y especialmente a todos los
voluntarios que hicieron posible este evento. No nos cansaremos de repetir
y de aclarar que estas actividades y esta gira ha sido posible por el
compromiso de personas solidarias y colectivos activos en México y Europa
que están participando tanto en la logística de cada evento como con fondos
para los tres integrantes de la brigada. El único propósito de la gira es
generar conciencia, encontrar apoyo y buscar garantías de no repetición de
situaciones de violaciones a los derechos humanos y de pleno acceso a los
derechos humanos.

Redacción de Solidaridad Ayotzinapa-Suecia: Por los derechos humanos en
México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s